HABLANDO DE EGOS

   Entre egos va la cosa de hoy. Realmente el término ego, como su concepto, no suele tener buena fama en el salón del desarrollo espiritual. Y sí hay mucha razón en esa mala fama, pero a veces pareciera que lo que persigue el humano existir, en su camino espiritual, en su desarrollo personal, sería la destrucción del ego, su completa exterminación. Y tampoco las cosas son así. Los extremismos, en cualquier área de la vida humana, desde la política a la religión pasando por la misma pasión, son nefastos no solo para comprender las cosas sino también para llegar a buen puerto. Veamos.

ENTRE EGOS NACÍ Y ENTRE EGOS MORIRÉ PORQUE EGO SOY

El ser humano no es un ente único, abstracto, independiente del universo y hecho de una sola pieza como si fuere un monolítico conglomerado de ideas por experimentar.

Toda conciencia tiene su propia llave
Cada ser humano tiene su propia llave para entrar en el Reino de la Conciencia de Ser

El ser humano se puede conceptualizar como una ecuación con tres incógnitas, cuerpo, mente y espíritu. Algunos estudiosos integran  cuerpo y mente en una sola noción, otros niegan el espíritu y lo quieren reducir a un efecto del cuerpo, entendido como ese incesto entre cuerpo y mente. Los hay que llaman alma al espíritu y reducen el misterio humano a cuerpo y alma. Para este autor, la división es, como dije, tripartita. A este misterio habría que agregar los estados de conciencia y consciencia, que sonando parecido, señalarían cosas diferentes, muy diferentes. La primera apuntaría al espíritu y la segunda al cuerpo-mente.

   El ego, para nuestros propósitos en este post, sería la suma de todas las creencias que un individuo pueda tener sobre sí mismo y sobre la “realidad” que percibe, directa o indirectamente. Las creencias, no olvidemos, representan siempre pautas de comportamiento. Dependiendo de lo que creamos, nos comportaremos de un modo u otro.

Llaves al paraíso
Cada ser humano tiene su propia llave y su propia puerta para entrar al Reino del Padre

Las creencias son el gran obstáculo a la hora de comprender la magnificencia del ego y su vinculación a las otras dos esferas del ser humano, la mente y el espíritu. Sí, podríamos decir que el ego casi es una hoja en blanco que se irá escribiendo con las creencias que se vayan implantando en él. El casi del casi es una hoja en blanco viene a decirnos que no podemos perder de vista que el ego, como la mente y el espíritu, no es un ente separado de esa unidad de conciencia que representa el ser humano. Bien. Decía que el ego vendría siendo ese cúmulo de creencias que vamos absorbiendo de nuestro entorno y en ese punto ya comienzan los problemas del ego, pues las primeras creencias que recibimos, desde el mismo instante de la concepción, son las creencias paternas, principalmente de la madre, que es la que lleva en su biología al pequeño retoño. Principal, pero no exclusivamente de la madre, pues el padre y todo el entorno familiar influyen en esa labor de una manera crucial. A su vez, las creencias de los padres como de los demás miembros de su entorno están bajo el imperio de sus propias creencias ¿Vamos viendo el problema?

   Los egos no nacen puros, nacen contaminados con las creencias de sus padres y entorno.

muros en torno al Ser
Un ego fallido siempre construye muros entorno al Ser que es

Digo contaminados porque la mayor parte de las creencias que se han ido heredando en la evolución humana son de orden negativo, fallidas. Obviamente, muchas de estas creencias negativas son disfrazadas de mil éticas sobre la vida, ideologías de todo tipo que encierran al mundo de las ideas en cárceles donde no pueden desarrollarse, religiones que buscan dentro de los templos las verdades que están en todo ser, etc., etc. Ese ego que viene con toda la buena intención de encontrar su experiencia de Ser para experimentarla en plenitud ya es manipulado desde antes de su nacimiento y ya no digamos nada cuando asoma a la luz del mundo. Rescatar a ese Ser que cae bajo el imperio de sociedades enfermas de mil tradiciones y creencias fallidas puede costarle la vida misma o incluso mil vidas.

ENTRE EGOS PODEMOS DESCUBRIR QUIÉNES SOMOS Y QUÉ MISIÓN TIENE NUESTRA VIDA

Sí, nacemos entre egos en una mar en tempestad donde cada ego busca su propio puerto a donde dirigirse. Las sociedades complejas humanas nunca fueron creadas bajo el prisma de ser el aliciente, el campo de abono, para que sus miembros desarrollasen su Ser, sino que las sociedades humanas han sido construidos bajo el instinto del desconocimiento del otro y del desconocimiento a los predios del miedo y de este al odio, solo es cuestión de caminar por la senda incorrecta o con la brújula equivocada.

ideologías y venenos
Las toxinas del ego son las ideologías de todo tipo, desde las políticas a las religiosas.

Los egos formados bajo el imperio del miedo y de la desconfianza, no pueden desarrollar sus misiones de vida, su experiencia de Ser. Y hay que aclarar que cada ser humano, cada conciencia de ser, tiene su propio propósito de vida. Obviamente, hay mil y una creencias fallidas que te incitarán a seguir en la misma inercia destructiva, destruyendo de mil formas distintas no solo a los demás seres humanos que te acompañan en este camino vital, sino destruyéndote a ti mismo. Sí, el ego, cuando comienza la batalla para imponerse, de una u otra manera, al otro, comienza a destruirse a sí mismo. No hay que decir que esta batalla, como decía, comienza en su mayoría antes si quiera de ver el primer rayo de sol.

   Pero este ego destructor, egoísta, egocéntrico, aunque se vista de altruista, solidario o humilde, tiende siempre a buscar su propia misión de Ser. Y esta tendencia es simple y llanamente causada porque no somos egos caminando por las mares de una existencia sin sentido, azarosa, sino espíritus que se encarnan para experimentar su Ser. Esa necesidad de experimentar su Ser en plenitud es la que lleva a tantas consciencias a errar su propio desarrollo humano y confunden ideas con ideologías, dioses con religiones, amor con intereses, egos con seres. Pero este ego que tergiversa y manipula su propia esencia es la llave para traer a la consciencia, a la auto consciencia, la conciencia de Ser que es. El problema radica en que muchos egos no llegan a comprender, mientras están ciegos o caminando cegados por falsas e intensas luces, que cada conciencia tiene su propia llave para entrar en la Casa del Padre, para entrar en esa Conciencia que todo lo impregna y de la que forman parte.

clones
Una creencia fallida te incita a olvidar al Ser que eres para empoderar al ego que otros han moldeado en ti

Muchos egos quieren imponer, y muchas veces lo hacen con una sincera y amorosa intención, que los otros entren en ese Reino del Amor que ellos sienten con la llave que ellos tienen sin comprender que cada ser humano, cada conciencia humana, tiene su propia llave porque cada Ser tiene su propia puerta para entrar y salir del Reino de la Conciencia. Imponer nunca fue la solución para llegar a Ser, para despertar al Ser que es todo cuerpo-mente-espíritu.

VIVIR ENTRE EGOS TÓXICOS Y SOBREVIVIR A ELLOS

Nadie, con un poco de sentido común activado y medianamente informado de lo que sucede más allá de su zona de confort, podría dudar que si las sociedades, en sí mismas, son enfermas, están contaminadas de mil y una toxicidades, el ser humano está contaminado.

caminos entrecruzados
Todo ego tiene su propio camino para despertar al Ser

Esta contaminación letal que invade a los egos se puede percibir en las relaciones humanas de todo tipo, desde las familiares, a las políticas, religiosas, de pareja, de amistad, etc., etc. Obviamente, jamás una generalización puede ser muestra de algo real, y si bien la toxicidad en las sociedades humanas es la regla, también hay ejemplos de multitud de seres que, de una u otra manera, han encontrado la fórmula de salir de esos tóxicos pensamientos que mueven las creencias y sus comportamientos.

   Vivir entre egos tóxicos sin haber despertado al Ser que se es,  puede llevarnos a reencontrarnos con nosotros mismos, con el Ser que somos. Sí, muchas veces los caminos hacia la luz de Ser pasan primero por transitar a ciegas por laberintos más oscuros aún que la propia ceguera del ego. Pero, si bien, como he dicho, esa experiencia puede llevarte a la luz de Ser,  al salir de ese laberinto, qué puede hacer el ego para no sucumbir en la desesperación de ver lo que ha podido ser o de ver que está inmerso en una gran pozo sin agua donde miles de seres se mueren de sed.

   Cuando un ego se reencuentra con su Ser, en esa experiencia de Ser que es única para cada quien, el ego deja de pensar de forma egocéntrica y de forma ególatra.

Despertares
El Ser no puede imponer al ego su condición de Ser, el ego debe descubrir y abrazar por sí mismo el Ser que es

El ego que ha despertado a su condición de Ser no solo se perdona a sí mismo por el daño que ha ocasionado a otros y a él mismo, sino que llevará la comprensión del otro por bandera y el perdón como arma para imponer no su camino, sino para mostrar que sí hay un camino que puede llevar a respirar el aire puro de una conciencia en comunión con las demás conciencias que se acompañan como experiencias de Ser en un momento determinado de sus existencias. Cuando un ego despierta a su Conciencia de Ser, su brújula ya no señala el norte que conducía al sí mismo, sino señala a la fuerza del Amor como única guía para llegar a Ser y experimentar el Ser en su total plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *