PERSONAS Y SITUACIONES TÓXICAS: MANUAL DE SUPERVIVENCIA

En un mundo cuya sociedad humana adolece de enfermedades anímicas de todo tipo, sobrevivir no es una cuestión baladí. No se trata solo de mantenerse vivo en medio de situaciones tóxicas, sino de crecer interiormente mientras todo parecer  derrumbarse alrededor nuestro. La falta de voluntad y la abulia de muchos gobernantes, supuestos encargados de crear una armonía social, se maquilla con creencias fallidas de todo tipo. Expresiones como El mundo es así, la culpa es de los otros, somos superiores, etc., etc., solo esconden la falta de humanidad en conciencias que reaccionan y actúan en base a miedos inoculados a través de los tiempos. Miedos que son transmitidos de generación a generación para conformar tradiciones que solo buscan mantener conflictos que no tienen razón de ser en un momento histórico en el que la conciencia humana está llamada a expandirse y crecer, hacia dentro de sí misma y hacia las estrellas.

Dile SÍ al cambio que te hace crecer y encontrarte con el Ser que eres

   Sí, no es casual, ni obedece propiamente a lógicas del desarrollo científico, el salto cuántico que está ocurriendo en el ámbito del despertar a la conciencia humana en los últimos decenios. Un despertar que está siendo ocultado por razones obvias. Las estructuras del poder que han esclavizado al hombre a través de los tiempos, conocen perfectamente las implicaciones de un despertar de la conciencia humana a su propia libertad de Ser. El Poder tiene miedo que el Hombre despierte de su largo letargo en las mazmorras del egoísmo, la envidia y tantos otros comportamientos que no solo alejan a unos seres humanos de otros, sino a cada conciencia con la Conciencia Única del Padre. Sí, el mal, la esencia del mal, es esa separación con el Todo. Cuando eso ocurre, cuando cada conciencia cree que su “existencia” es ajena a todo lo que le rodea, comienza su debacle y con ello su agonía en el mundo del sufrimiento.

La conciencia de ser es la fuente de la vida consciente

QUÉ SE PUEDE APRENDER DE LAS PERSONAS TÓXICAS

   Una persona tóxica no solo no es un ente que no ha encontrado el camino hacia su conciencia de Ser, sino que ni siquiera la está buscando y solo actúa conforme a la inercia, en forma de mil y una creencias fallidas, que le inocularon desde el mismo nacimiento e incluso desde la misma concepción. Las creencias son instrumentos para interactuar con el mundo, pero cuando conviertes ese instrumento en un fin, pierde completamente su utilidad y pasa de ser una herramienta de aprendizaje a ser una herramienta de destrucción y muerte. Creencias de todo tipo que han sido enclaustradas entre los muros de verdades absolutas han llevado al sufrimiento y a la muerte a millones de seres a lo largo de la historia humana. Han llevado y siguen llevando. Sí, el baile maldito de ideologías de todo tipo sigue su orgía de sangre en estos tiempos llamados a despertar la conciencia humana. El parto del nuevo hombre, sin duda, está siendo muy complicado, pero la alegría por ese nuevo ser llenará de luz los nuevos tiempos y enterrará en el olvido el largo camino humano a su despertar.

Aprende de las persona y situaciones tóxicas

   Personas tóxicas las puedes encontrar en todo tipo de culturas, religiones, estratos sociales, pues su denominador común es la inconsciencia de sí mismas. Confunden su Ser con sus datos biográficos y con aquello que han logrado acumular a través de sus vidas, sea dinero, deudas, estudios, matrimonios, hijos, ilusiones, sufrimientos, alegrías, amarguras, dioses, demonios,  etc., etc. Sí, las personas tóxicas son incapaces de entender que su singularidad no procede de su existencia, sino que la precede. Las personas tóxicas no pueden alcanzar a sentir la unidad que yace bajo las infinitas formas de existir, pues su consciencia, su ego, su forma de “ver y entender” su propia vida está sujeta al prisma de sus creencias. No pueden, las personas tóxicas, comprender que tanto ellas mismas como cualquier otro es mucha más que la suma de todas sus creencias.

Dile NO a las situaciones tóxicas que te hace seguir cometiendo los mismos errores de tus antepasados

   De una persona tóxica puedes aprender mucho, muchísimo. Puedes aprender a no juzgar, cuando todo en tu sociedad te incita a juzgar a diestro y siniestro en base al propio círculo de creencias de cada quien. Puedes aprender a escuchar. Sí, uno de los síntomas de estas sociedades enfermas de egoísmo y que es muy común en las personas tóxicas es el escuchar solo aquello que quieren oír, solo aquello que les alimente más su odio e indiferencia hacia el otro. Puedes aprender a valorar el presente. Por líneas generales las personas tóxicas solo pueden vivir en el pasado o en el futuro y olvidan que el tiempo de la vida se conjuga solo en el presente. Ningún veneno mental soporta la luz del día y el momento preciso del instante, el presente. Quizá el más agradecido aprendizaje que  pueda ofrecer una persona tóxica es la apertura mental de quien sufre sus invites. Sí, muchas veces es tanto el odio que late en todas las estructuras y relaciones personales que las personas aún no contaminadas de toxinas sociales de todo tipo, tienden a contagiarse y devolver ojo por ojo. Las personas tóxicas pueden convertirse en un gran maestro de aquello que sabemos, desde lo más profundo de nuestro Ser, que no queremos ser.

SITUACIONES TÓXICAS ¿CÓMO EVITARLAS?

   Debemos partir del hecho, evidente, de que en una sociedad enferma, las situaciones tóxicas son la norma, no la excepción. Es obvio, los síntomas (situaciones tóxicas) son reflejo, consecuencia, de enfermedades sociales de todo tipo que se han transmitido de generación a generación y que han creado un modus vivendi donde se ha “normalizado” lo que bajo ninguna circunstancias es normal. Muchas veces se confunde las escapadas a las zonas de confort con estar fuera de situaciones tóxicas, pero esto solo es un espejismo, un bálsamo ineficaz, un mirar hacia otro lado sin apartarse de la zona de impacto. La realidad es que los seres humanos llevan viviendo bajo la inercia del miedo y del conflicto desde su mismo despertar a la conciencia de Ser. El conocimiento que los podría liberar fue ocultado bajo estructuras religiosas dominantes y bajo formas de poder que, en nombre de todo tipo de conceptos y con promesas de falsas libertades, esclavizaron a unos hombres sobre otros bajo el paraguas de diversas formas de vincularse. El miedo a lo diferente, a lo desconocido, a lo extraño, fue alimentando falsas visiones de la realidad para construiruna cárceldonde el hombre fue encerrado y encadenado  a diversiones ideológicas de todo tipo. Las ideas, ese fruto de la  capacidad de crear a través del conocimiento, fueron puestas al servicio de esclavistas que se apoderaron de los sueños humanos. Peor aún, se apoderaron de la capacidad de soñar.

El mal supremo es alejarte de la Conciencia Divina que habita en toda conciencia cósmica

Ahora bien, dentro de estos infiernos sociales ¿no es posible encontrar una forma de rescatar al ser que somos y ayudar a otros seres a encontrar su propio camino hacia su libertad genuina? Pues sí. Tu libertad, la genuina libertad de Ser, no sabe de muros infranqueables, ni de cárceles eternas. Alcanzar tu libertad de Ser comienza cuando le dices no a todo tu pasado, a todas tus creencias. Decir no a tu pasado no es despreciar o juzgar  las creencias y las personas que han construido parte de tu biografía. Decir no a tu pasado no es tirar por la borda todo aquello que tienes o dejar de saludar o amar a aquellos que te han acompañado en tu vida. Decir NO al pasado es reconstruir tu biografía en base a la conciencia que eres. Una conciencia de ser que es capaz de reconocer en el otro su misma esencia. Reconstruir tu biografía significa que tú reconoces en ti el poder de crear tu propia realidad por el mismo poder creador que eres al ser parte de la Conciencia Divina. Reconstruir tu biografía significa comenzar a ser tú mismo y no estar sujeto a la inercia de mil y una creencias que han hecho del viaje de tu vida una pesadilla en las calles del infierno. Reconstruir tu biografía significa no dejarte arrastrar por odios y situaciones que ni tú has originado, ni has buscado ni quieres sostener en el tiempo. El Ser que habita en toda conciencia aguarda tu despertar para vivir en la plenitud de tu consciencia y poder dar lo mejor de ti en cada presente. Si alguien osa decirte que tú no tienes el poder de cambiar tu existencia, no dudes que esa persona está bajo el embrujo y el engaño de esas fuerzas que desde hace eones solo tienen una finalidad, esclavizar al hombre a sus miedos.

No busques fuera lo que está enraizado dentro de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *