RECAPITULEMOS ESTA PRIMERA PARTE

cómo vencer al ego que eres

Extracto del libro TE ODIARÉ TODA LA VIDA

Web: kukalot.com  y  amazon.com

…Tú no eres un producto aleatorio del universo, sino parte de la energía divina que todo lo impregna, que todo lo es. Como  conciencia consciente de Ser no puedes dejar de Ser, por más que tu razón, que tu ego, que tu identidad formada de y por la experiencia de tu ego, se empeñe en decirte lo contrario. El poder creador que tienes a través de tus pensamientos y, en última instancia, de tus emociones, puedes negarlos, pero eso no impedirá que sufras sus dictámenes, te guste o no, te acerque o te aleje de tus sueños, te sumerja más o menos intensamente en sufrimientos de todo tipo.

Tú tienes todas las respuestas dentro de ti
Tú eres verdugo y salvador de ti mismo

El único que puede cambiar el rumbo a tu vida eres tú mismo, pero no endiosándote y separándote más del mundo, más de lo que nuestros propios egos hacen de por sí y por su propia naturaleza, sino a través de encaminarte hacia el Ser que eres y que, tras ese primer despertar a la conciencia que somos  en nuestra más tierna infancia, suele ir ocultándose a la razón que también eres. El imperio del ego no es un obstáculo más, es el obstáculo a vencer, es decir, tú eres verdugo y salvador de ti mismo. No puedes olvidar que el mundo, que las demás conciencias conscientes de ser que cohabitan tu experiencia vital y más cercana, no tiene culpa de tu ceguera y tus malos pasos. Que no sirva de consuelo decirte que la tónica humana es la ceguera al Ser que todos somos, pero indudablemente el ejemplo a seguir no parece reverdecer por todos lados. Así todo, para quien escribe, la esperanza de que el mundo se vuelva mucho más armónico no es una utopía que esté lejos de conseguir, pues cada día son más lo que levantan sus voces para rescatar la humanidad que somos, más allá de las distintas razones, los distintos egos, que nos separan. Las dos únicas fuerzas que pueden devolverte la visión y acercarte al Ser que eres son el amor y el perdón, cara y cruz de una misma moneda, la moneda del Ser que somos.

Las dos fuerzas del universo
Las dos únicas fuerzas que pueden devolverte la visión y acercarte al Ser que eres son el amor y el perdón

Lograr alcanzar estas dos fuerzas se consigue con un pequeño esfuerzo, a saber e interiorizar,  no juzgar, no separar lo que está unido desde el mismo alfa y omega que somos en unión de todo el universo. Los sentidos nos engañan, eso ya lo sabemos desde hace mucho tiempo, pero el ego intenta siempre imponer su perspectiva en forma de expectativa, su verdad, que ha convertido en absoluta, pues el ego no distingue entre el mundo de las posibilidades y el mundo de las realidades, todo lo reconstruye desde el prisma de la dominación. Y no importa si lo hace desde el llamado instinto de conservación, todas sus artimañas conceptuales están dirigidas a endiosarse a sí misma. El Ser, en contrapartida, no necesita endiosarse porque, simple y llanamente, comparte la divinidad que somos con el mismo Ser Supremo. Puedes o no aceptar a Dios desde tu razón, tu ego, tu mente racional, pero tu Ser, el que te niegas a ver en muchos casos, no necesita permiso para saber que Dios está en todo, incluido en él mismo. Negar a Dios desde la razón te lleva a seguir buscándolo desde tu misma intuición.

Tú eres el universo
Dentro de ti duerme todo el universo esperando que despiertes a tu Ser

Como rezaba en alguna parte de las paredes de la Sorbona de Paris  por el mayo del sesenta y ocho y que decía <<Dios ha muerto. Firmado, Nietzsche>> Al día siguiente, bajo esta misma sentencia se podía leer <<Nietzsche ha muerto. Firmado, Dios>>.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *